Buscar

 » Historia

Historia

La Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas (ACIB), antes  Proyecto Epidemiológico Guanacaste (PEG), es una organización sin fines de lucro, que se financia en gran medida con recursos provenientes del NCI. Nuestro único objetivo es contribuir, a nivel mundial, con el bienestar de las personas mediante la mejora de la salud, impactando positivamente a las comunidades costarricenses donde trabajamos.

En Guanacaste desde 1993 y en colaboración con el NCI, se realizaron varios estudios de investigación para conocer las causas y nuevas formas de prevenir el cáncer de cuello del útero y la infección por el virus del papiloma humano (VPH) y el desarrollo del cáncer de cérvix . Estos estudios se han realizado en la provincia de Guanacaste y áreas vecinas de Puntarenas.

Estos estudios junto con otros realizados en varios países permitieron entender que la infección persistente con al menos uno de 12 tipos de VPH es la causa del cáncer de cérvix.  Esta información llevó a científicos del NCI a desarrollar una vacuna contra el VPH.

En el 2004 se realizó también con financiamiento del NCI, el único estudio no patrocinado por compañías farmacéuticas para evaluar la eficacia de la vacuna contra VPH. Este estudio confirmó la alta eficacia y seguridad de la vacuna y se observó que es posible que una sola dosis de la vacuna funcione igual que la recomendación actual de dos dosis.    

En años recientes hemos realizado diferentes estudios entre ellos; el estudio sobre la relación entre cáncer de estómago y la infección por el Helicobacter Pylori, el estudio sobre el cáncer de mama y el estudio sobre microbioma humano. Estos estudios han sido paralelos al estudio principal que es el estudio de cáncer de cuello del útero y su relación con el virus  de papiloma  (VPH)

ACIB cuenta con un grupo de investigadores y personal altamente capacitado, en la conducción de estudios observacionales y ensayos clínicos con sujetos humanos

Todas las actividades de ACIB, se han desarrollado cumpliendo con las más estrictas normas éticas y de calidad establecidas a nivel mundial, buscando proteger los derechos y el bienestar de los sujetos que participan en cada una de las investigaciones y sus actividades son supervisadas por al menos dos comités éticos científicos.